una noche cualquiera, aquello de ser poeta a F.G.L.


                     


                                               Aquello extraño entre los dos
                                                               



No me gustaría ser el espectáculo melancólico encerrado en una jaula de abrazos
y loas, ni el eterno suspiro patético de quien se vio mejor.
No quisiera ser la charla trabada del borracho al filo de la barra con sus batallitas
sobre como veo la poesía y sobre algún autor, no siempre bien, vive Dios.
No quisiera ser yo a pesar de lo que me asusta ser otro o no ser nadie en absoluto.

La gente y sobre todo nosotros necesitamos poemas con alma y corazón límpios,
no sus cabezas o sus pasados no su historia no para tomar un café.....
Pero poetas que sepan y sientan captar el espíritu o el pensamiento de su tiempo.



No, no quisiera ser quien profundizadara  en aguas extrañas pero claras,
sin saber       y de lo demás,
nada claro, nada más: qué putada, hermano, nada cambia,
nada va a mejor, todo es diferente, todo podría mejorar, podrá ir a mejor.



Cerrando bares quemando otros nuevos bailes y canciones,
incertidumbre de una realidad tan rápida como la felicidad.






Él anda despacito atravesando la ciudad, cómo diría el poeta,
una larga y calurosa noche,
en busca de quien sabe otro       viernes o tal vez un sábado,

cansado de los incómodos silencios de un dios autista
y a punto de romper con el infinito Universo cósmico
del aburrimiento y la larga tristeza de una realidad sincolores.

Escondiendo los pensamientos de cuando nacieron
tras cruzar la puerta metálica del portal de su casa,
un plan nocturno desganado y descabellado,
que tardó en madurar una ducha rápida y un "que me pongo ahora".


Y Orfeo se perfuma de Eduardo Benavente bajando por Fuencarral
hasta el puerto de San Mateo donde Querelle le dió calabazas
a Venus naciente de una ostra creyéndose Debie Harris, toda una tragedia,
y una sirena ebria recita versos de Gil de Biedma o de Antonio Vega.



Conversaciones de barra pendientes con nuevas amistades
de repente una lágrima tonta por aquellos que ya no están.




El tango se equivoca, se equivocaba, veinte años son demasiados.
sin un abrazo de quien uno quiere, de los que uno sueña.

Ocho amigos y uno nuevo; un bar cerrado, música, cerveza y cigarrillos,
marihuana, coca: lo que hiciera falta al antojo de la mañana silenciosa
pero el nuevo día llega, y a quien le importa si las prisas no son buenas,
si hay palabras y algo parecido a la fraternidad entre los niños olvidados

en los jardines de Kensington celebrando entre lágrimas que Wendy se hizo mayor.
Sobre la barra entre blancas estelas de cometas las bebidas y los pecados
que nunca entendieron los más sabios y acertados consejos,
mientras impaciente, un nuevo sol brilla como la mañana que espera impaciente fuera...



                                                                             ...aquello de los dos (sin que tú lo supieras)




Madrid de mañana golfa. Los dos encaminamos nuestros pasos callados de ruegos y preguntas
en estruendosos silencios, que vuelan como las alas de irresponsables polillas trasnochadas,
sobre los tejados de un Madrid soñoliento y junto a la persona que quieres y adoras.

Y cerca del Café de Chinitas, con vistas hacia Las Vistillas y San Francisco el grande,
bajando Bailén, el viaducto, su silencio se me antoja eterno viéndole caminar lento pero decidido,
sólo su lado derecho, con una patilla amazónica que cruza hasta el mentón cerca de sus labios finos, rosados, cautos.

Hablar con él sin parece idiota. Sin tartamudear, sin nervios que me acomplejen, que me intimiden, sin corregirme, sin ser yo siendo sólo yo y natural... De qué hablar con sin parecer y sin mentar lo que pasaba a cada paso, cada año, cada nueva relación fracasada porque él seguía anidando en mi memoria y en mis sentimientos.

Saqué el maltrecho paquete de cigarrillos Lucky Strike del bolsillo trasero de mi pantalón.
- Quieres??- Le pregunté. -Vale. Gracias- Dijo con su sus silabas más arrastradas que las mías.
Le encendí el cigarrillo, luego fue el mío. Nos miramos- que pena que hayamos tardado tanto, pensé.

Seguimos caminando lenta y oblicuamente. Putos borrachos- pensé yo y sonreí no tan en silencio.
Mientras pensaba en el cine clásico de los cuarenta y cincuenta, eramos dos derrotados, dos personas vencidas de vuelta de todo que nos la habían colado.
Estábamos en otro mundo a pesar de que él seguía con su moda cool y yo con mi chaleco
de cuadros y corbata. Que hermoso ver la luna por Madrid desde el viaducto con la persona amada.
Es nuevo es impresionante. No paro de hablar, serán los nervios- será la compañía digo yo.
Pero no dejo de hablar y él ríe enseñándome su dentadura perfecta y sus ojos semicerrados.
Le hablo de Benjamín Palencia y me sale con un deje andaluz y se descojona.


A qué maldito  poeta maldito han echado de ese bar entre insultos y versos?
- Yo qué sé... Y tú qué piensá!?-, De verdad.....
- Qué me encantas.... Eeeaaaaaaaa!!!- Un tanto muy forzado.

                                                                         
Ahora tras tantos años de silencio cuando ya te había borrado de mi mente alma o corazón
vuelves una noche de verano casualmente para encontrarme desnudo e indefenso como antes,
como siempre, tan desarmado y herido, y con tantas ganas y nervios como cuando te conocí...

Poco a poco has ido filtrándote entre mis tendones hasta llegar al nervio de las caricias
como lentas gotas de una temprana lluvia de verano empapándome por dentro.
Los años pasaban y nosotros con ellos con tus palabras merodeando mis pensamientos
y ahora mis silencios, adolescentes y estúpidos frente a tu sonrisa tu mirada tus abrazos.

Y hoy como hace un tiempo te quiero como el barco de cabotaje a la boya o al faro
en la noche y te quiero como antes y ahora como nunca (no hemos cambiado) y te quiero
desesperadamente con alevosía y sin anclajes te quiero te quiero te quiero.

Has sido mi David eres mi Capilla Sxtina mi Novena de Mahler,
mi So What de Miles Davis, Mi Nancy boy o Pretege moi de Placebo ....


                                                                  Y qué es un poeta?
                                                                      Federico García Lorca



Ahora que eres la única persona que respira en este mundo.


A ti que eres el único ser vivo por quien soñar por quien luchar
por quien dejarse en heridas la piel por quien morir en esa pequeña muerte.
Ahora por que sé que no me lees me encantaría decirte que te quiero,
te quiero a rabiar, como antes o como nunca: y después sigues siendo tú.

Tú por quien rompí de un puñetazo el único roto de realidad por donde huir 
de todas las miradas, menos de la tuya, ya sabes. tú que me miras como a un conocido 
siendo Cancerbero y Caooronte de mis amores frustrados desde la lejana orilla en Nuncajamás.



Una mariposa ebria de amor se posó en tu mano y murió. tu mano huesuda de largos y finos dedos, 
extraña y antagónica.
Última agonía quimera de colores donde poder vivir siempre con su sueño estar siempre en su piel. Por tanta ternura con él momentos daría


todo lo que poseo y mentiría con tal de tanta ternura.
  Y por ti hice este pequeño rincón de cartón
bajo la marquesina del cine con más bombillas.

Ahora que estarás viviendo tu vida
que tendrás tu planes y tus romances mientras arrinconas
de una forma lógica mi nombre
entre centenares de amigos con los que la amistad es la única unión.

Ahora que sé que no me lees ni me escuchas
puedo decir por fin todo aquello que quedó atorado hace tiempo en mi garganta
en mis ojos mis dedos que no dejaban de temblar tu nombre
tu bendito nombre de todas las mañanas y de alguna noche.

Por ti pinté este cielo siempre azul sin nubes negras sin tormentas
cielo de mis recuerdos en Technicolor, y tú siempre estás
sin ser nada mío pero siendolo todo y más sin querer.
sin pájaros que la salpiquen para que nos pudiera abrigar desnudos.

A ti que no me lees ni escuchas
a ti por ti….


Giovanni en su habitación hotel italiano de  y yo paseando por el pasillo
con los mismos nervios, no puedo no quiero no deseo
otra cosa que estar contigo siempre, siempre y hacernos viejos juntos.

Me encantaría recitarte "Quien me defenderá de tu belleza" de Miguel Ángel.
Me encantaría que me abrazaras cada mañana
que me disculparas mis poemas de ti dedicados a ti, escritos con vino y lágrimas.

pero tras un par de décadas conmigo pero sin mí sigo enamorado de ti,
de tu sonrisa, tus formas y maneras, de tus ojos,
de tus palabras volando como las alas que son tus manos y ahora....



                                                                                         ...  Bienvenido a mi mundo



Madrid vuelve a amanecer sobre una boina de polución
de cosas que no y que no, encocandote las atascadas fosas nasales
entre la maldita tos del vigesimo tanto cigarrillo, con su calor
quemándote la piel donde pudo tocarle, allá donde le tocaste
su olor su sonrisa sus obvias e intrascendentes palabras,
el amor debe ser ciego y sordo, pero algo falló cuando te conocí,
maldita sea la hora, tú seguías con tu jueguecito de miradas
sonrisas y certezas oportunas, hace tres horas que amaneció
y te rechinan las muelas, llevas dos paquetes, y demasiadas cervezas.

Déjame acabar- insolente dijo el insomne, molestándolo la fresca luz de la mañana.
"Volvemos a lo mismo?"







   









Comentarios

Entradas populares