Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El Deseo tras la Belleza ( o de Hegel a Kant)

                                                   … la belleza, a falta de fuerza, odia el entendimiento,                                          porque este exige de ella, lo que no está en condiciones de dar.                                                                                                        Hegel 1 No es tan grande esta ciudad para unos insensatos como nosotros dos que no entienden de leyes del deseo, de la conveniencia y el apego; no sé si soy tan moderno como tú o todo esto tendrá un buen final sit-com, sólo somos aves nocturnas en un entorno familiar: no hay ningún pecado demasiado dulce que no quepa en un día perfecto contigo.   2 Rezamos desnudos a un libidiós creativo, aguafuerte tierno, garabato de silueta, boceto de gemido, sonrisa de saliva: Carne, músculo y piel, violencia recatada de impulsos tribales; La caricia sigue al beso que se pierde entre las diferentes maneras, de la pasión a la razón, pasando por mil vidas de entre

Entradas más recientes

Pregúntale al Mar

Sobre la arquitectura de un Castillo de Naipes

Mar

Vayámonos lejos

Mar leyendo

TÚ HABLAS

Una broma de mal gusto

Silencio Sostenido en Fa#

Sobre la memoria de las sombras #1

A mil besos de profundidad (tus palabras saben saladas)